¿Qué es?

Todos aquellos que pasaron o que pasarán por el quirófano han de estar preparados porque su doctor le dirá lo importante que es realizarse masajes post operatorios para asegurar la efectividad de un procedimiento quirúrgico y la rehabilitación de este.

Generalmente este tipo de procedimientos se aplican en situaciones donde se realizó una intervención en la piel y/o tejidos, y que muchas veces además de buscar un resultado de salud, buscan un resultado estéticamente natural.

Recomendaciones

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de realizarnos masajes posteriores a la operación es recordar al pie de la letra las instrucciones y sugerencias del médico; lo segundo es elegir un profesional calificado que realice el masaje para evitar inconvenientes.

Generalmente estos drenajes se realizan pasado el 6to día de la operación y son realizados varios días a la semana, durante un par de meses o menos.

Algunas de las grandes recomendaciones en este tipo de masajes es tener paciencia y consultar al doctor ante cualquier duda. Son estas las claves de un buen post operatorio.

Los masajes post operatorios también se denominan masajes terapéuticos. Quienes los realizan tienen en cuenta el estado físico y psíquico de sus pacientes, porque no siempre los masajes se realizan de la misma forma y en los mismos tiempos en todas las personas.

Junto a ello, los masajes post operatorios varían según la operación realizada, una liposucción, un aumento mamario, una abdominoplastía, o rinoplastía etc.

tratamientos

Mamoplastías o Aumento de pechos: Tras este procedimiento es necesario realizarse masajes para reducir las contracturas musculares y el encápsulamiento. Cualquier tipo de prótesis mamaria requiere de masajes, pues aunque en el momento posterior a la operación se vea natural, el cuerpo debe deshincharse y acostumbrarse a cosas tan cotidianas como los sostenes y dormir boca abajo, así mismo ayuda a que la mama se sienta más suave.

Liposucciones y abdominoplastías: En el caso de estas prácticas el masaje debe ser aún más específico. La acción que se realiza en estos casos es el drenaje corporal manual que por medio de masajes rítmicos estimula el sistema linfático para eliminar toxinas y líquidos innecesarios, y este a su vez activa al sistema inmunológico. Este tratamiento ayuda a los pacientes a recuperar prontamente la elasticidad y la sensibilidad de la zona intervenida y a librarse de edemas y hematomas.